¿Qué es una newsletter?

¿Qué es una newsletter?

Las newsletter no son más que otra forma de comunicación y publicidad digital. Su característica principal es que se distribuyen a través del correo electrónico con una cierta periodicidad que puede ser diaria, semanal, mensual, bimensual o trimestral normalmente. 

En general están formadas por distintos artículos de interés para los suscriptores de la marca e ir acompañados de descuentos u oferta o CTA hacia un contenido premium o un producto o servicio.

Las personas que reciben las newsletter normalmente es porque han mostrado algún interés en la marca anteriormente y han aceptado recibir este tipo de comunicación. Es muy importante que haya consentimiento por parte del cliente que recibe la newsletter para no causar rechazo innecesario. Para asegurarnos, lo propio es que el usuario haga doble opt-in antes de recibir las comunicaciones.

Este doble opt-in funciona en dos pasos. En el primero, el suscriptor potencial rellena y envía tu formulario de suscripción en línea. En el segundo paso, recibe un correo de confirmación y un enlace para verificar dicho mail. Es aquí cuando se añadirá a tu público de Mailchimp.

Las newsletter nacieron hace mucho y, curiosamente, están ganando cada vez más importancia en la estrategia digital de las marcas. Las marcas han sabido darle una vuelta a su función y convertirlas en una comunicación útil. Al menos siempre y cuando su uso sea razonable y tenga el permiso de los usuarios de irrumpir en sus bandejas de entrada.

Actualmente es común pensar que la mejor manera de dar a conocer los productos o servicios de una marca, así como sus ofertas, promociones y novedades son las redes sociales. Sin embargo, las newsletter siguen siendo un canal de comunicación muy efectivo, funcional y directo puesto que llega directamente a los clientes. 

Por su similitud con el mailing y el email-marketing a veces se confunden dichos términos con el de newsletter. Para entender bien todos los conceptos, vamos a explicarlos a continuación.

El mailing corresponde a un formato más publicitario que la newsletter. Se utiliza mayormente para promocionar servicios y productos de una marca. La diferencia principal con respecto a la newsletter es que se suele enviar a bases de datos masivas no propias a la marca.

La newsletter podemos decir que es una publicación periódica que recoge las novedades más relevantes y de interés que tiene un negocio. Es decir, se reúnen los principales contenidos de interés para los suscriptores sobre la marca y el sector: ofertas y promociones especiales, contenido gratuito de valor y principales novedades.


Y el email-marketing es la técnica que engloba tanto la newsletter como el mailing. Es la forma que utilizan las marcas para contactar con su público objetivo a través del correo electrónico. Tras este concepto hay una estrategia muy pensada para lograr el máximo número de clientes potenciales posible utilizando la combinación de técnicas.

Índice de contenidos

¿Para qué sirve una newsletter?

¿Para qué sirve una newsletter?

Las empresas utilizan la newsletter como herramienta de comunicación debido a su gran potencial de conversión y fidelización. Además, se trata de una forma muy económica con la cual las marcas son capaces de impactar más veces a sus usuarios. Esto les permite mantener un vínculo continuo con ellos.

También son herramientas muy útiles en lo que a generar tráfico web respecta. Esto se debe a que una gran parte de las veces los usuarios hacen uso de los links que llevan las newsletter. Lo cual estimula las ventas de sus productos o servicios, ya sea generando nuevos clientes o fidelizando a los antiguos. ¿Por qué? Pues porque generalmente el público que lo recibe ha mostrado previamente interés en el contenido y ha solicitado expresamente la recepción de este tipo de comunicaciones. Es esta particularidad lo que hace que su ratio de conversión a cliente sea considerablemente más alto que el de otros canales de comunicación como pueden ser las redes sociales.

El objetivo principal de una empresa es crecer y llegar todo lo lejos que se proponga. Por esta razón las marcas buscan todas las maneras posibles de alcanzar un mayor número de clientes potenciales para poder aumentar sus ventas

Hoy en día, debido a la enorme cantidad de empresas con redes sociales, tener usuarios registrados y/o suscritos a la newsletter tiene un valor enorme. Implica contar con un público fiel y realmente interesado en lo que tienes que ofrecer. 

Por tanto, tenemos muchas razones por las que tener una newsletter. Vamos a contarte a continuación algunas de ellas. 

  • Los correos electrónicos tienen un ciclo de vida mucho más largo que el de los perfiles de las redes sociales. Esto significa que, aunque el número de seguidores que tienes en redes no descienda, esos perfiles sí dejen de ser útiles porque su usuario ya no las utilice. En cambio, es mucho más raro que un correo electrónico utilizado para suscribirse conscientemente a una newsletter deje de utilizarse.
  • Generalmente, los usuarios que reciben tus correos están predispuestos para ese contenido puesto que le interesa y ha aceptado que le llegue. 
  • No se necesita una gran inversión económica. Realmente se puede incluso utilizar programas que envían automáticamente los correos de newsletter. Y si no, con tener a una persona encargada de generar este contenido es suficiente. De lo demás se encargan los propios usuarios.
  • Genera mucho más tráfico a tu página web. Esto se debe a que una gran parte de las veces los usuarios hacen uso de los links que llevan las newsletter. Lo cual estimula las ventas de sus productos o servicios, ya sea generando nuevos clientes o fidelizando a los antiguos. 
  • El 91% de los profesionales de marketing comprueba el email al menos una vez al día. Lo cual por una parte ayuda al buen funcionamiento de la newsletter y por otro supone que una gran parte de los usuarios lee el correo enviado.
  • El 80% de los consumidores prefiere el email como canal de comunicación de marketing. La razón es lógica: eligen en qué momento ver su correo electrónico y leer tu newsletter. Pueden ver que les ha llegado, pero analizarlo tranquilamente en otro momento. A diferencia de las redes sociales, en las que es más difícil guardar una publicación para leerla más tarde. Lo cual muchas veces, además, es olvidado. 
  • El 89% de los profesionales del marketing utilizan el correo electrónico como canal primario de generación de leads. Un lead es un usuario que ha dado sus datos a una empresa y que, debido a ello, pasa a ser un registro en su base de datos con el que la organización puede interactuar. 

¿Cuál es la frecuencia de envío recomendable de una newsletter?

La respuesta a esta pregunta puede llegar a ser muy amplia porque depende de muchos factores como el tipo de contenido que generas, las ofertas que puedes llegar a hacer, a qué público diriges la newsletter, etc. 

Pero realmente todo depende de si el contenido que envías es relevante para los usuarios que reciben tu newsletter. Por eso, la pregunta que debes hacerte antes de establecer una frecuencia de envío es cada cuánto tiempo eres capaz de ofrecer contenido interesante para los destinatarios de tu newsletter.

El objetivo principal de una newsletter es mantener el interés y la atención de tus clientes hacia tu marca y sus productos o servicios. Por lo tanto es importante que no se olviden de ti (es decir, no mandar un correo al año) ni tampoco sobrecargarlos (para no aburrirlos ni que decidan quitarse de tu newsletter).

Por eso es crucial establecer un calendario de envío de la newsletter. El cual puede establecerse, en un principio, en función del contenido interesante que puedas crear para tus usuarios. 

Es decir, de nada sirve enviar un correo semanal si no aporta nada nuevo al cliente. Pero tampoco puedes mandar un correo diario porque sí tienes contenido nuevo de forma continua. Debes estudiar cuál es el punto medio.

Por ejemplo, si eres autónomo o tienes una empresa pequeña y, por tanto, dedicas unas horas al mes únicamente a mantener actividad en tus canales digitales, es posible que tengas la capacidad de actualizar contenido con una periodicidad más alta. Esto puede ser un buen indicador como punto de partida que te ayude a elegir cómo no sobrecargar ni hacer que tus usuarios te olviden.

Una vez hemos elegido la frecuencia de envío es fundamental analizar y revisar las estadísticas de campaña. Puede resultar una tarea pesada, pero es la única manera de asegurarnos de que nuestra frecuencia es la adecuada.

Solo así sabremos qué es lo que funciona y qué aspectos es mejor que modifiquemos. 

Existen diferentes páginas, programas y aplicaciones para analizar las estadísticas de una campaña de newsletter, cada una con factores de análisis distintos que nos pueden ayudar más o menos en función de nuestro tipo de negocio, de usuario, etc. 

Sin embargo, generalmente todos los programas analizan los dos siguientes elementos:

  • La tasa de apertura.
  • ¿Abren los usuarios los correos que les enviamos? Este punto nos da la respuesta a la pregunta. Si este factor es descendente puede indicar varias cosas. O bien los contenidos que enviamos no son relevantes para el usuario, o bien es posible que la frecuencia de envío sea demasiado elevada. En ambos casos el cliente es cada vez más reacio a abrir los correos.

  • Las bajas voluntarias

La baja voluntaria es el siguiente paso que sigue al anterior. El destinatario no considera nada relevantes nuestros correos, bien por contenido o bien por frecuencia. Por ello dedica un momento a darle al enlace para darse de baja de nuestra newsletter.

La mayoría de programas preguntan al usuario la razón por la que que se da de baja. Es muy importante analizar los porqués para poder mejorar nuestra newsletter y mantener nuestros clientes

¿Cuáles son los beneficios de una newsletter en una empresa?

¿Cuáles son los beneficios de una newsletter en una empresa?

Las newsletter son una vía de comunicación de las empresas con sus suscriptores que existe desde hace muchos años. Prácticamente desde que nació internet pues los correos electrónicos fueron una de las primeras herramientas en inventarse debido a que emulaba el correo postal. Las marcas enseguida se dieron cuenta de que era una manera estupenda de reforzar su publicidad y su relación con su clientela. Y, como hemos visto, está lejos de extinguirse. Lo cual se debe a los múltiples beneficios que pasamos a explicar a continuación.

  • Se trata de publicidad permitida

    El usuario que recibe tu newsletter ha elegido estar en ella. Es decir, tiene  que dar su autorización expresa. Por ello, también debe tener la opción de darse de baja en cualquier momento. Esta es la única manera de convertirla en una comunicación no intrusiva para que así siga siendo más aceptada que otros tipos.

  • Aumenta las ventas

    Debido a que el usuario ha decidido recibir tus comunicaciones, como explicamos en el punto anterior, estará más inclinado a interesarse por las novedades o promociones que le lleguen. Esto, consecuentemente, impulsará tus ventas

  • Aumenta el tráfico a tu página web

    Este punto es la razón de por qué aumentan las ventas. La newsletter lleva enlaces a tu web ya sea por los productos o servicios nuevos o por las promociones y ofertas. En cualquier caso, el usuario tiene curiosidad por ver qué tienes que ofrecerle y entra en la web. No siempre esto da lugar a una venta, pero sí aumenta las posibilidades considerablemente. Además se trata de un tráfico de calidad y al que le interesa tu producto.

  • Aporta valor añadido

    Una newsletter bien hecha aporta siempre un valor añadido. Los usuarios que se han suscrito a ella consideran que es interesante recibir tus comunicaciones. Por esta razón es importante trabajar la presentación de los correos de newsletter. Deben estar a la altura de las expectativas de los clientes para que sigan queriendo recibir estas comunicaciones.

  • Bajo coste

    La newsletter te permite promocionarte sin hacer una inversión extra que sí deberías hacer en otros canales. Esto se debe a que ofreces contenido a un público al que ya tienes inscrito en tu base.

  • Fortalece la relación con tus clientes

    Gracias a que es un canal directo y personal, la newsletter es una buena forma de fidelizar a tus clientes. Conseguir clientes fieles es una de las máximas de todo plan de marketing.

  • Ayuda para tu marca

La newsletter, como forma de comunicación con tus clientes, muestra lo que comunicas y cómo lo haces, lo cual te ayuda a crear tu branding. Es, por tanto, una oportunidad única de mejorar la percepción y la imagen que tienes entre tu base de datos.

Mejor día para enviar newsletter

Cuando tienes una newsletter, una de las primeras preguntas que te sueles hacer es cuándo es el mejor momento para enviarla. Tener unas buenas tasas de apertura y de clic depende de ello. Sin embargo, no hay una respuesta única pues depende de muchos factores como si eres una marca B2B o B2C o el sector en el que te muevas.

Esto de B2B o B2C se refiere a lo siguiente. B2B es la abreviatura de Business-to-Business (negocio a negocio), mientras que B2C se refiere a Business-to-Consumer (negocio a consumidor). Son simplemente dos formas diferentes de hacer relaciones y transacciones comerciales. Por ello, tienen su impacto en la decisión de cuándo enviar nuestra newsletter.

A pesar de todo, la recomendación general es que, si envías correos semanales, por ejemplo, sea siempre el mismo día de la semana. De esta forma conseguirás la confianza y la anticipación de tus usuarios pues ya estarán esperando tu contenido.

CoSchedule recopiló varios estudios que afirman que los mejores días para enviar newsletter son los martes y los jueves. Esto implica que estos son los días en que más correos se envían. 

Según otros tantos estudios, la segunda mejor opción son los miércoles en cuanto a términos de aperturas y clics se refiere. 

Por tanto, si quieres enviar correos dos veces por semana, la recomendación sería que combinaras entre martes y jueves pues, si utilizas también los miércoles, sobrecargarás al usuario. 

No obstante, puesto que una gran parte de los correos de newsletter se envían en esos días, tal vez deberías plantearte enviar los tuyos otro día de la semana para reducir la competencia en la bandeja de entrada.

Por ejemplo, los lunes los usuarios están planificando su semana o bien leyendo los emails que han recibido el sábado o el domingo. Igual un correo nuevo ese día puede ser recibido con la alegría de que no sea algo atrasado que tiene que revisar. Aunque los lunes el rendimiento general es mejorable y es cuando todo el mundo debe volver a conectar con la rutina. 

No se suele recomendar los viernes porque los clientes ya están cansados de recibir y leer correos ya sea de trabajo, personal o newsletter. Por eso no suele elegirse como día para enviar los correos de marcas.

Algo similar ocurre los sábados y domingos. Son los dos días de la semana en que los usuarios deciden descansar de correos electrónicos para poder desconectar. Los correos recibidos en este lapso de tiempo serán recibidos con recelo o bien no serán leídos hasta el lunes o martes cuando se habrán acumulado unos cuantos y el tuyo puede pasar desapercibido.

En resumen, los mejores días son los martes y jueves y, como segunda opción, los miércoles. Todo dependerá del tipo de usuario al que te dirijas y de qué manera crees que es mejor combinar la newsletter en caso de que envíes más de un correo por semana.

10 pasos para crear la newsletter perfecta

10 pasos para crear la newsletter perfecta

Puestos a crear una newsletter para nuestra marca o empresa, queremos que sea perfecta. La meta es que tenga el resultado deseado (generar más clientela y aumentar nuestras ventas) para lo cual necesitamos que cumpla con una serie de requisitos. A continuación te dejamos 10 pasos para crear la newsletter perfecta. 

  • Define bien los objetivos por los que creas la newsletter

    Una newsletter tiene muchos beneficios, pero solamente los rentabilizaremos al máximo si sabemos por qué estamos enviando los correos. Enviar los nuevos artículos de tu web, contenido exclusivo para tus suscriptores, informar sobre alguna promoción... no importa la razón por la que crees la newsletter, pero solo sabiéndola podrás medir los resultados y saber si has logrado lo que querías.

  • Selecciona bien el contenido

    Este punto es esencial si quieres conseguir tráfico o conversiones desde tu newsletter. Debes crear un contenido atractivo, de valor y de calidad para el usuario para lo cual debes tener en cuenta siempre sus gustos y preferencias. Es decir, no es solo volcar en la newsletter toda la información de que dispongas, sin más; sino seleccionar el contenido más interesante y presentarlo de forma sencilla, simple y directa.

  • Diseña una buena estructura

    Con el contenido claro el siguiente paso es estructurarlo de manera que se consiga la máxima eficacia. Un diseño equilibrado generalmente tiene un 50% de imagen y otro 50% de texto y, además, debe ser claro y sencillo de utilizar por el usuario. 

    Asimismo, se suele recomendar que parte del texto se encuentre en la parte superior de la newsletter. La idea es que pueda leerse en el caso de que las imágenes tardan en cargar. 

  • Identifícate correctamente

    Una parte importante de una buena estructura es que aparezca claramente identificado el emisor en la newsletter. Deberías incluir una cabecera y el logo de tu marca o empresa para que quede claro quién lo ha enviado.

  • Escribe un título llamativo

    El objetivo es que tu newsletter destaque entre la enorme cantidad de correos que puede llegar a recibir tu usuario. Con un título llamativo conseguirás la atención del cliente que estará más inclinado a abrir tu mail.

  • Cuida el diseño y la presentación

    De nada sirve un título llamativo si luego el usuario abre el correo y su diseño no le resulta lo suficientemente atractivo como para seguir leyéndolo. Elegir una buena plantilla es imprescindible para que la newsletter sea visualmente atractiva. 

    Un punto fundamental aquí es cuidar detalles como tener una buena ortografía. También es importante elegir imágenes de calidad y con el tamaño adecuado, así como un texto que no resulte largo y con una tipografía atractiva y legible.

  • Asegúrate de que sea un diseño mobile friendly

    Los correos electrónicos no solamente se leen en el ordenador. En muchas ocasiones, y cada vez de forma más habitual actualmente, se leen desde el teléfono móvil o desde la tableta. Por lo tanto, tener un diseño que no se ajuste a todos estos formatos hará que pierdas a gran parte de tu público. 

  • Incluye las condiciones legales y la posibilidad de darse de baja

    Todo tipo de comunicación debe incluir las condiciones legales que explican el motivo por el que el usuario está recibiendo dicha comunicación. Y las newsletter también deben funcionar así. Asimismo, debe incluir las condiciones bajo las cuales se realiza el envío y la posibilidad de poder darse de baja y anular la suscripción a la newsletter.

    Lo mejor es que esto se incluya al pie del correo.

  • Elige con qué periodicidad se envía la newsletter

    Como hemos explicado en apartados anteriores, la frecuencia de envío depende de cada cuánto tiempo eres capaz de ofrecer contenido interesante para los destinatarios de tu newsletter. Puede ser de forma semanal, quincenal, mensual, trimestral, etc. Sin embargo, una vez has elegido la periodicidad, es fundamental seguirla a rajatabla para no fallar a nuestro público pues estará esperando nuestras comunicaciones.

  • Mide los resultados

    La única manera de saber si tu newsletter está funcionando es analizando los resultados y viendo qué funciona y qué habría que cambiar. Para ello debes estudiar la tasa de apertura y las bajas voluntarias como hemos explicado en apartados anteriores.

7 errores más comunes al crear newsletter.

Ya sabemos cómo crear la newsletter perfecta gracias a los consejos que te hemos dado. Ahora vamos a decirte algunos de los errores más comunes a la hora de poner en marcha una newsletter para que puedas evitarlos y que funcione a la perfección. 

  • No tienes la opción de darse de baja

    Generalmente los suscriptores de tu newsletter han elegido recibir tus correos electrónicos. Sin embargo, tienen que tener la libertad de elegir si se quieren dar de baja. El hecho de que no exista esta opción puede darte malas referencias y que a posibles suscriptores les cree incertidumbre hacerlo y finalmente no se inscriba. 

    Además, la LOPD incluye que debes incluir esta opción.

  • Tu contenido no es interesante

    Este punto es básico. Por muy atractivo visualmente que sea una newsletter, si al usuario no le interesa nada de lo que le envías, acabará por querer darse de baja. 

    La idea no es que repitas a cada correo las mismas novedades o los mismos anuncios, sino mostrar contenido nuevo que genere interés en el usuario. 

  • La frecuencia es demasiado elevada

    El contenido de tu newsletter puede ser muy interesante, pero si sobrecargas a tu usuario también acabará cansándose y queriendo darse de baja. Por mucho que tengas la capacidad de crear mucho contenido de interés, eso no significa que debas mandar todo ese contenido a tus suscriptores. 

  • Cuidado con la manera de enviar el correo

    Si envías la newsletter desde un correo personal, te expones a que el suscriptor se dirija a ti en caso de que tenga cualquier duda o problema. Esto te creará inconvenientes innecesarios como tener que gestionar correos o que el usuario se moleste porque no respondas.

    O bien no aparece tu dirección. Esto crea desconfianza entre tus usuarios y pueden llegar a darse de baja de tu newsletter.

  • No genera engagement

    Entre los pasos para crear la newsletter perfecta incluíamos poner un buen título que llamara la atención del usuario entre la gran cantidad de correos que recibe al día. Eso junto con no enviar contenido novedoso tiene un resultado claro: los usuarios no van a llegar a tu página web y, por tanto, no se va a producir el engagement que estás buscando. 

  • Mal diseño y estructura

    Si una newsletter tiene faltas de ortografía, las imágenes no se ven bien o no tienen el tamaño adecuado, o bien la información está mal colocada o estructurada, la newsletter no tendrá el efecto deseado. Aunque el contenido sea de calidad. Hay que tener mucho cuidado con todos esos detalles pues en su conjunto está la clave del éxito. 

  • No mandes SPAM

    Es extremadamente importante que envíes tu newsletter únicamente a correos electrónicos de personas que hayan dado su consentimiento previo para recibir esa comunicación. Si no es así, estarás haciendo “spamming” y lo único que vas a conseguir es recibir una respuesta negativa. 

    Si, además, has obtenido esos correos de una lista de email de un sitio web, foro o herramienta, estarás infringiendo la LOPD y te pueden denunciar.

7 errores más comunes al crear newsletter.

¿Cómo hacer una newsletter con MailChimp gratis?

¿Cómo hacer una newsletter con MailChimp gratis?

Crea una cuenta en MailChimp

Este paso es extremadamente sencillo. Solo tienes que acceder a la página principal de MailChimp y hacer clic en el botón “Sign Up Free”. Debes incluir tu nombre e email para registrarte. Después le das a “Create My Account” y confirmar accediendo a tu correo electrónico. 

¿Cómo funciona la interfaz?

Al entrar en MailChimp, podrás ver que el menú principal se encuentra a la izquierda. En él encontrarás las siguientes secciones.

  • Nombre de cuenta: el nombre que tú quieras designar y con el que te identificas.
  • Account settings: aquí es donde indicas el plan que tienes contratado. Por ejemplo, con el plan gratuito puedes tener un máximo de 2.000 suscriptores y 12.000 envíos al mes.
  • Soporte: con las preguntas frecuentes.
  • Campaigns: recoge las campañas que vas a llevar a cabo.
  • Report: aquí se recogen todos los informes de cada una de las campañas de mailing, así como el comportamiento de tus suscriptores. 
  • Autoresponders: es un servicio que permite enviar correos automáticos a los nuevos suscriptores o bien después de que hayan hecho una acción en concreto. Esta prestación no es gratuita, pero sí muy recomendable.
  • Search: simplemente el buscador.

Configura las listas

El primer paso a dar una vez tienes la cuenta activada y en funcionamiento es configurar la lista de suscriptores o base de datos a la que quieres dirigirte con tu newsletter. Crear una lista es muy sencillo: solo tienes que hacer clic en “List” y a continuación en “Create list”. Después debes rellenar el nombre de la lista (el nombre de quien envía el correo), el email al que los suscriptores pueden responder, el asunto (esto es opcional) y el texto de recordatorio para que la gente sepa por qué está suscrita. 

Esta zona nos sirve para ver el nombre de la lista, cuándo ha sido creada, cuántos suscriptores hay en ella, qué porcentaje de personas abren los emails y qué porcentaje cliquea en los enlaces. 

Además, puedes agregar de forma manual los suscriptores o importarlos de un archivo CSV.

Crea la campaña

Las campañas son las newsletter que enviaremos a una o varias listas de suscriptores. Solo tienes que acceder a “Campaigns” y hacer clic sobre “Create Campaign”. Tienes que elegir el tipo de campaña y después la lista de suscriptores a quienes vamos a enviar la newsletter. Es posible enviar a la lista entera, pero también a un segmento concreto. 

A continuación haces clic en “next” e incluyes los datos que MailChimp te pide. 

Posteriormente puedes diseñar la newsletter a tu gusto. Un dato importante a tener en cuenta es que tienes la posibilidad de enviar correos de prueba o borradores antes de enviar el oficial. 

Cuando ya tengas todo listo, no puedes olvidar de confirmar que quieres que el correo se lea en texto plano. Tras ello, podrás o bien enviar la newsletter o bien programar en que día y a qué hora quieres que se envíe.

Analiza los informes

Una vez has enviado el correo, puedes encontrar en la sección de “Reports” datos importantes de análisis como quiénes han abierto el correo, quiénes han hecho clic en los links, quiénes se han dado de baja, etc.

Las newsletter no han muerto en 2020

Las newsletter son una forma de comunicación muy básica y bastante antigua por lo que lo lógico es que estuvieran dejando de usarse. Y, sin embargo, es todo lo contrario: han sabido cambiar y adaptarse a las nuevas realidades y están muy lejos de morir. 

Así lo muestran las estadísticas. En 2013, existían 3.900 millones de cuentas de correo electrónico en todo el mundo y en solo cuatro años ese número había crecido en 1.000 millones más. Pero, lo que más cuenta, es que los resultados que obtienen las empresas de estas campañas siguen siendo lo suficientemente altos como para que no quieran renunciar a ellas. 

Entonces, si los resultados siguen siendo positivos, ¿cómo se explica que al mismo tiempo los consumidores sean cada vez más reticentes a recibir correos de newsletter? Por una razón muy simple: hay empresas que cayeron en la mala costumbre de sobrecargar a sus usuarios con una enorme cantidad de emails. Este es uno de los grandes errores que hemos mencionado en otros apartados.

Por lo tanto, ¿cuál es la clave de éxito de las newsletter que hace que los consumidores sigan suscribiéndose a las newsletters y abriéndolas? La respuesta es también muy básica. Es necesario pensar en las newsletters de forma diferente y en no repetir los errores del pasado. Por ejemplo, debemos adaptar las newsletter a todos los dispositivos desde los que se puede abrir el correo para que sea “mobile friendly”.

Otra clave de éxito está en las newsletter de Buzzfeed: te avisan de cuándo recibirás sus correos de forma que ya los esperas. La frecuencia de envío, como ya hemos dicho anteriormente, es fundamental para mantener la atención del usuario. 

Después, es evidente al analizar las newsletter de hace unos años y las de ahora que el contenido se escoge con mucho más cuidado. El objetivo es cumplir con las expectativas de calidad de los suscriptores.

Finalmente, para añadir valor a sus envíos, los contenidos no son solamente suyos en exclusiva, sino que incluyen enlaces de otras cabeceras que también puedan resultar relevantes. 

subir arriba
Contactar con FullTimeBrothers
Teléfono de FullTimeBrothers